Open/Close Menu "Yo me entreno" Es un espacio para aprender cómo mantenerte en buen estado físico. ¡La salud es lo más importante y queremos ayudarte!

Al entrenar las piernas, mucha gente deja completamente de lado los isquiotibiales. Solo se concentran en los cuádriceps y en los gemelos. Pero para construir piernas realmente fuertes, debes tener muy en cuenta los isquiotibiales.

Estos ayudan a mover las caderas, a flexionar las rodillas y a estabilizar las articulaciones. Por todo esto, no debes dejar que este músculo de la parte posterior de la pierna quede olvidado, y por lo  mismo, más débil.

El curl de pierna acostado boca abajo es el ejercicio más utilizado para fortalecer los isquiotibiales, pero hay otros dos movimientos sin máquina que funcionan igual de bien: el swing de pesas rusas y el peso muerto de una pierna.

Agrega uno (o ambos) a tu rutina para construir piernas verdaderamente fuertes.

 

1.- Kettlebell Swing: Sentirás tus isquiotibiales arder tras un entrenamiento donde incluyas este ejercicio. Comienza con la kettlebell (pesa rusa) en el piso, ligeramente delante de ti y entre tus pies, que deben estar separados al mismo ancho de los hombros. Doblando ligeramente las rodillas e inclinando hacia atrás las caderas, agarra la kettlebell y llévala hacia atrás -entre las piernas- para crear un impulso. La espalda debe mantenerse recta, no encorvada.

Nota relacionada: Claves para realizar correctamente el “Kettlebell Swing”

 

2.- Single-Leg Deadlift: Puedes realizar este ejercicio con una mancuerna o una kettlebell. Mantén la espalda recta, generando una línea recta desde tu cabeza hasta tu talón, cuando levantes la pierna hacia atrás. La rodilla de la pierna que queda apoyada en el suelo se dobla levemente. Puedes abrir el brazo que no sostiene la pesa, para ayudarte a mantener el equilibrio.

 

 

CategoríaNoticias
Escribir un comentario:

*

Your email address will not be published.

Logo_footer   
     © 2016 Yo Me Entreno.

Síguenos: