Open/Close Menu "Yo me entreno" Es un espacio para aprender cómo mantenerte en buen estado físico. ¡La salud es lo más importante y queremos ayudarte!

También conocido como “Foam Roller”, el rodillo de espuma es un excelente implemento deportivo que deberías adquirir. Su principal función es ayudar a la recuperación muscular, además de mejorar la elasticidad y amplitud de movimiento. Es una herramienta poco costosa, y con alto impacto en tu rendimiento deportivo.

Te explicamos de esta forma su impacto y beneficios:

Nuestros músculos y órganos están envueltos por “fascia”, un tejido conectivo muy resistente y que da soporte y protección a todo el organismo. Utilizar el rodillo de espuma ayuda a mantener la fascia en un buen estado, porque permite una mayor oxigenación y circulación de la sangre en los músculos.

Mientras mejor se mantenga la fascia en el cuerpo, mejor te moverás y será tu rendimiento deportivo. Así, esta terapia de recuperación puede disminuir posibilidad de lesiones y dolor post entrenamiento, incrementar tu flexibilidad, mejorar tus rangos de movimiento, mejorar tu rendimiento deportivo, acelerar los tiempos de recuperación de una lesión, y liberar tensión de los  músculos.

 

 

El Foam Roller se puede utilizar tanto en el calentamiento, como en la elongación posterior al entrenamiento, aplicando la presión en todos los grupos musculares que trabajaste ese día. Además, sería un error considerar el rodillo de espuma solamente como una herramienta ocasional. Si se usa todos los días, incluso por unos pocos minutos, te ayudará a evitar problemas musculares.

Como recomendación, evita pasarlo demasiado rápido. Los movimientos con el rodillo de espuma deben ser lentos y deliberados. Si lo pasas demasiado rápido, los músculos no tendrán tiempo para adaptarse y controlar la compresión. En cuando a la presión que se ejercerá, esta dependerá de cada uno, dependiendo de nuestro peso corporal, pero en ningún caso esa presión debe llegar a ser dolorosa.

Además, si existe hinchazón en algún músculo, se recomiendo NO ejercer presión con el rodillo de forma directa. En caso de que exista tensión en la parte baja de la espalda, lo mejor es NO pasar el rodillo directo en la zona, sino en músculos que están unidos a ella, como el músculo piriforme (localizado dentro de los glúteos), los flexores de cadera y el recto femoral (cuádriceps). En la parte superior de la espalda si se puede utilizar el rodillo con normalidad.

En cuando a los tipos de rodillos, existen variados y con diversa tecnología, lo que también hace variar su precio.

Los puntos donde más se suele usar el rodillo son: cadera, cuádriceps, gemelos, isquiotibiales, tendones y glúteos, pero la verdad es que se puede pasar el rodillo casi sobre cualquier área de su cuerpo.

 

Ejemplos: 

Escribir un comentario:

*

Your email address will not be published.

1 × cuatro =

Logo_footer   
     © 2016 Yo Me Entreno.

Síguenos: